Durante el curso escolar, los domingos a las 11:00 h, celebramos en nuestra parroquia la Misa Familiar. En estas Misas el testimonio de los mayores tiene un gran efecto sobre los niños. Pero también los adultos se enriquecen espiritualmente con esta experiencia. Y por supuesto, se fortalece el espíritu cristiano de las familias si los niños participan juntamente con sus padres y otros miembros de su familia.

A decir verdad, los niños no siempre entienden en su vida cotidiana todas las cosas que experimentan con los adultos sin que por ello les cause fastidio. Por lo cual tampoco se puede pretender que en la liturgia les deban ser inteligibles todas y cada una de las cosas.

Anima a tus hijos, sobrinos, nietos… a participar en esta Eucaristía. Seguro que quieren colaborar como monaguillos o en las introducciones (moniciones), cantos, ofrendas, etc. ¡Os esperamos! Ponte en contacto con nosotros.

«Mira, estoy de pie a la puerta y llamo. Si alguien escucha mi voz y abre la puerta, entraré en su casa y cenaré con él y él conmigo».

La oración en familia es un medio privilegiado para expresar y fortalecer la fe. Se pueden encontrar unos minutos cada día para:

  • Estar unidos ante el Señor vivo
  • Decirle cosas que nos preocupan
  • Rogar por las necesidades familiares
  • Orar por alguno que esté pasando un momento difícil
  • Pedirle ayuda para amar
  • Darle gracias por la vida y por las cosas buenas
  • Pedir a la Virgen que nos proteja con su manto de madre